Ir al contenido principal

Mis propias excusas




Me despierto, con la típica modorra. Luego, me estiro con la habitual flojera y a seguir con las rutinas del encierro. ¡El encierro!
Al pasar junto al mesón en la cocina, oigo el móvil. ¡Obvio! La cago. No me aguanté el tomarlo y leer en su pantalla. Los números siguen subiendo. Es el resumen del apps de noticias.
De las contadas excepciones donde bajan, ni pito. Nadie comenta en un artículo o en una editorial. Eso, no es noticia. Que por lo demás, serían dignas de imitar, si les prestaran atención.
Los números continúan abultándose y me inquietan. No sé a los demás. A mí, sí.
Ahora se me va la puteada. ¡¿Cómo es posible...?!
Vuelve a sonar el móvil.
—¡Que se vaya a la chu cha!
Lo contesto. Es mi amigo Juan. Es como mi hermano.
Luego de un rato de conversar lo típico, le digo:
—¿Has visto cómo siguen subiendo los casos?
Me responde ¿Y? Dejándome en silencio por unos minutos. Parece que a éste huevón, tampoco le importara.
—¿Cómo qué ¡Y!? —Le digo en el esfuerzo de hacerlo pensar.
—Sí. ¿Y? ¿Qué harás?
Dele con la huevada.
—Puta compadre. ¿Cómo esos huevones no van a entender? ¿Es muy difícil quedarse en casa? ¿Necesitan andar hueviando en fiestas, mall y otros sitios? Puta, aprendan a cocinar en vez de salir de restaurant.
—¿Qué hiciste para Navidad?
Me pregunta con su acostumbrada tranquilidad.
—Fui a ver a mi vieja. Vive con mi hermana y mis sobrinos.
—Compadre. ¿Qué chuchas haré con usted?
Me responde.
Acá, es cuando
quedó la cagada. En principio me molesté con su argumento.
—¡No es lo mismo!
Dije estúpidamente.
Tu madre y tus sobrinas —dijo,  —están siempre en casa. Se cuidan. Tú, te cuidas. Tu cuñado, o sea, el marido de tu hermana; está obligado a ir al trabajo. Pero digamos que también se cuida mucho.
Claro, no hay que olvidar que tu cuñado tiene padres y los fue a ver de una carrerita. Si lo entiendo. Los papás de él, también se cuidan. Y los fueron a visitar sus otros hijos y ¡los nietos! Están tan grandes.
Bueno, esos nietos, ayer pasaron a ver a sus amigos. Solo cinco minutos para saludarlos.
—¿Me quieres hablar de los huevones que salen? 
Termina preguntando.
—¿Por qué callas?




Comentarios

Entradas populares de este blog

Más que un intelectual

busca la empatía en ti. Desarrolla el sentimiento y la capacidad de identificarte con los demás.  Un ego crecido, no ayuda, salvo para crear arrogantes y esos, sólo saben imponerse para que los demás, obligados, los tengamos que soportar. Haz como los españoles en 1918 y "su gripe". "La Gripe Española". Primero, déjame contarte: Esa gripe, del tipo Influenza,   NO   se originó en España . Fueron los españoles y su prensa escrita quienes la dieron a conocer e informaron sobre sus estragos. Los demás países la ocultaron, para no afectar el curso de la Primera Guerra Mundial. Entonces, de ahí su nombre: Gripe Española,  por haber dado a conocer lo que otros quisieron ocultar. Somos arrogantes y frente a los desastres, desentendidos. Volviendo a 1918 y la Influenza tipo A . El primer caso registrado y brote de la epidemia, se originó en Kansas, U.S.A . Comenzó en una base militar Norte Americana y se extendió a otras bases, del mismo ejercito, en Europa. La fa

Mensaje excluido a políticos y económicos acomodados.

— Lo que mejor han hecho es aislarnos, y nosotros lo aceptamos como nuestra única salvación. Nos olvidamos de nosotros y de los que ya estaban aislados por nuestro olvido, también por el de quienes nos dijeron: Quédense en su casa.  Estar en casa, para muchos está resultando una tarea difícil. Algunos se han encontrado con que son padre de olvidados, otros en misiones que nunca habían cumplido, como asear, cocinar o simplemente sentarse a observar. Desde el punto de vista de tiempo con uno mismo o con los más cercanos, podríamos asignarle un valor positivo a este tiempo de cuarentena. Podemos identificarlo como esa seguridad, a la inseguridad que en estos momentos se nos hace más próxima. Que nos mantengamos en nuestro hogar, es una obligación sanitaria y una cooperación, para no perjudicar la ya mermada labor que venían dando los servicios de salud del Estado. Que nos mantengamos en nuestra casa, ha sido y es, un aporte en aminorar la velocidad de transmisión del virus. Estar b

Manual de Conciencia, instructivo del teléfono celular

Primero, es un teléfono. Segundo. Si usted lo usa básicamente como cámara fotográfica, no pierda su tiempo leyendo esto. No soy experto, ingeniero o radio operador, sólo manejo información básica y que entiendo. Las señales Wi-Fi 2.4 GHz o 5 GHz no son iguales que la señal 5G. La diferencia lo hace su velocidad y su radio de alcance. Todos hemos hablado y mostrado nuestra preocupación por la puesta en uso de 5G. Mayor velocidad de transmisión de datos. Mayor necesidad de torres. Mayor cantidad de satélites en órbita. Mayor cantidad de señal en nuestro entorno. Y además de otras muchas noticias, ¿ciertas o no? No es mi punto. Desde que se utilizan señales electromagnéticas, estás han favorecido o perjudicado de menor o mayor manera nuestro entorno, a nosotros y la naturaleza que nos rodea. Ya todos sabemos de beneficios : Televisores, Computadoras, Telefonos celulares, Sistemas de GPS, etc. Pero no hacemos reparación en los perjuicios : Ondas que alteran nuestro descanso nocturno. Señal