Léalo, pero entienda que no es para usted

 

La paz de la soledad es adictiva. Ni siquiera sentarse afuera y escuchar un pájaro trinar, simplemente la paz del silencio..., trinaron en conversaciones propias cruzadas; el viento produce un silbido al roce contra otras estructuras; el ruido del agitar de las alas del Colibrí parecen las de un enorme abejorro. La paz de la soledad de otros, es adictiva. 

Por ahí lo dijo Arthur Schopenhauer:

  • Un hombre sólo puede ser él mismo mientras está solo; si no ama su soledad, no amará su libertad, porque únicamente cuando está solo, es realmente libre.

Hoy día cuando me acerco por las redes de internet, donde se puede leer en todas direcciones y la mayoría de las lecturas, sin ninguna comprobación antes de su publicación, vuelvo a otra de sus célebres frases:

  • Las religiones son como las luciérnagas. Necesitan de la oscuridad para brillar. (Agrego, la política y la economía.)

Gasto muy poco de mi tiempo en las páginas que llaman sociales. ¿Cómo es que reciben ese apellido? Cuando en ellas está la soledad del individualismo. La ceguera de la imposible comunicación con quienes han dejado este mundo. La desinformación que conduce a errores.

Social podría ser una pagina de video llamada, donde se comparte un momento con otro u otros; pero social es salir de mall, de restaurante, de playa con aglomeraciones, en protestas sobre la mentira de una enfermedad, mentira que a la luz de los sucesos pareciera contener más verdad que falsedad.

Vuelvo a él: 

  • El médico ve todas las debilidades de la humanidad; el abogado toda la maldad, el teólogo toda la estupidez.

Unos afirman que el virus es falso y demuestran aquello con la desobediencia del uso de recomendaciones.

Otros aceptando su existencia, se quejan en contra de la autoridad por su falta de acción preventiva.

Más, simplemente no lo entienden. Usan mascarilla cuando no deben. No la saben portar. No entienden qué es distancia, qué representa ir solo dentro de un vehículo. 

Nadie más que uno mismo tiene la responsabilidad..., responsabilidad sobre su persona y lo que desee creer y hacer; lo que no lo autoriza a traspasarla a los demás cuándo: 

  • Usted no posee pruebas medicas de laboratorio de la inexistencia del virus.

  • Usted no puede negar las muertes por millares ocurridas.

  • Usted no puede demostrar en que un ser supremo lo salvará o éste sea su plan divino.

Lo único que usted puede y posiblemente ni eso sepa, porque es un idiota; es lo que sucede en su interior. ¿Sabe usted que el árbol que usted ve, no es el mismo árbol que su compañero, sí ése, el mismo que está a su lado, está mirando? Nuestra percepción de las cosas es personal. Común en el sentido de concepto. Pero todo lo que hay a su rededor, usted lo desconoce, ¿por qué? Porque no lo entiende. Usted lo asume y lo inventa acuñado en lo que la han dicho. Usted no puede comunicarse con su perro, usted asume. Usted no sabe como lo ve su perro, usted lo asume. De hecho usted no quiere a su perro, comenzando por el tipo de comida que le da. Si, me dirá que es práctica, que esta llena de vitaminas. Cómala usted. Si ni usted sabe que come, cómo lo procesan, cómo manipulan su alimento. Su religión, su creencia, un asunto aún más personal. Entienda que ésa es su fe y no tiene que ser la de los demás, ni siquiera la de sus hijos, porque esos no son suyos, solo están a su cuidado para enseñarles los primeros pasos. Las religiones se apoyan en tu propia oscuridad, la del temor, la del desconocimiento. Tener Fe, creer en Dios o como desees llamarle, es bueno, aquieta tu espíritu. Tu Espíritu, no el de otro. Eso también es un asunto personal. Lo tomaré por cierto, solo para lo que escribo: Jesús dijo apuntando en dirección a su pecho, éste es el templo del padre. ¿Estará afuera de usted?

Si usted ha leído todo, debe de entender que nunca me he referido a usted. Solo he puesto de manifiesto lo que nos rodea y la necesidad nuestra en NO suavizar la verdad. Nos quieren hacer vivir en una sociedad de débiles emocionales, todo les es ofensivo. Incluso decirle a un imbécil que es un imbécil. Reconocer que hay otros con otras inclinaciones y que es su asunto, privado. Que si se le murió un familiar, el dolor es suyo, que publicarlo el muerto no lo leerá, y éso, por si en vida nunca usted nunca le dijo que lo amaba o por el contrario, lo trató mal y hoy le pesa su consciencia.

Cuando salga de aquí, de esta página, haga una búsqueda de palabras y su connotación:

Blanco

Negro

Fe

Hereje (diccionario) Busque en otro sitio el origen de la palabra (del Griego hairetikós).

Tolerancia (Respeto a la libertad de los demás...)

Privado ( Estrictamente personal y que no interesa a los demás) 

 

 

Photo by Lucas van Oort on Unsplash

Comentarios

Entradas populares