Ir al contenido principal

Sea creativo, sea solidario

La única manera de pasar por esto, y recalco pasar, porque como están las cosas hasta el momento, no saldremos; es hacerlo solidariamente.

Todos por diferentes razones apuntamos nuestra mirada a la economía. Unos por la baja en los mercados, otros por la perdida de su ya mermado capital invertido en una pequeña empresa y muchos, ante la posibilidad de perder su fuente laboral.
Para los primeros, significa grandes no ganancias. Están dejando de percibir las multitudinarias cifras, que han percibido en tiempo de bonanza y también en tiempo de crisis.
Para los segundos, pequeños empresarios; la pérdida o el temor a ella, cuando se tiene como único capital el de inicio, o el adquirido mediante crédito.
Los terceros y mayoritarios, ese grupo de empleados sujetos a un sueldo mensual, que se encuentran como espectador sin el poder de determinar.
Como sea, unos y otros, a mayor o menor escala, llevamos puesta la mirada del individualismo al frente. Si lo observamos desde lo macro hasta ir al individuo: Las grandes naciones están preocupadas por sus mercados y sin prestar nada o ninguna atención, en un país perdido y pobre en un lugar del planeta (para esos existe Médicos sin frontera. Gracias) Dentro de esta grandes  naciones, un ejemplo más próximo para mí, los Estados Unidos; como Estado Federal, fija su estrategia en el auxilio de cierto sector, cada Estado que compone esta nación, se ha visto en la necesidad de enfrentar la pandemia a razón de sus propios recursos, así podemos ver Estados absolutamente desamparados. Dentro de los Estados, siguen los segmentos sociales; negros son los más golpeados en mortalidad, seguidos por latinos.
Similar situación corren todas las naciones, los más desposeídos son quienes absorben los efectos más crudos, el estrato social un poco más arriba, pagará con su empleo la necesidad económica del capitalista.
Mi punto no está centrado en la crítica, sólo haber hecho una columna para graficar el individualismo: Si unos como otros, no fijamos nuestra esperanza en los demás y con ayuda nuestra, no lograremos pasar por la pandemia sin obtener costos enormes en vidas y en pobreza, y esto por la miopía de nuevos horizontes. Hay quienes hacen un llamado al cierre de fronteras, olvidando que fueron ellos quienes las abrieron en época de globalización. A la restricción de comercializar productos con otros, cuando fueron ellos quienes pusieron las reglas del transporte. En aflojar la distancia social para volver a la normalidad de producción, sin haber hecho la necesaria inversión previa en atención sanitaria; el reparto de una mascarilla no es un hospital, una cama, remedios o un ventilador mecánico; haciendo sólo un recuento material, al haber dejado de lado a quienes nos atienden y susceptibles a la infección y no salir airosos de ella. 
Como ya lo he dicho en otros escritos, esta pandemia si nos ha demostrado algo del mundo, es la necesidad de unos con otros; que la relación empresario-empleado puede hacerse a distancia (no en todos los casos) y sin la necesidad de reducir la inversión hecha (sueldo); el ahorro les llegará por otros factores innecesarios para este nuevo orden. Ha permitido el reconocer la necesidad de esos ilegales en la producción como braceros y que sin la debida y apropiada atención sanitaria, pronto será el sector agropecuario unos de los más severamente golpeados (EE.UU) En otras naciones, estos focos apuntan a los más pobres y sectores, sabidos; de apretada situación económica.
Si tanto usted como yo, no hacemos de nuestra solidaridad algo presente y tangible, no tengo la menor duda en que dentro de la desesperación, del no tener, caeremos más de los que ya han caído. ¿Una solidaridad interesada? No es el hábito lo que hace a un monje, es el hábito en la repetición. Si no comenzamos ayer, estaremos más atrasados en esta carrera de humanidad.
¿Qué podemos hacer como individuos? Recuerdas a tu compañero de labor que ya no está trabajando a tu lado. ¿Qué necesitará, fuera de un me gusta en Facebook? Tu vecino a quien no has visto en días, ¿podrá salir ha realizar sus compras? ¿Tendrá para hacerlas? Mi vecino es médico, ese esta forrado en dinero; y su familia que no lo ha podido ver en semanas, mientras él está a la espera por atendernos, ¿cómo lo está pasando?
Habría puesto como título de esta nota; no lo hice porque la mayoría confundiría el concepto: Sea revolucionario, sea anárquico. Revolución significa cambio, quien no lo practica a diario en todo ámbito, lleva una vida llevada. Anarquía significa auto-control, quien no la practica a diario restringe al otro. Debo agregar Idealista, ese soy yo y otros que se van sumando, sin rendirnos en que nuestra especie pueda ser salvada por ustedes.

*Photo by Shane Rounce on Unsplash

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Retrocediendo o regresando?

A los amigos, a quienes con quien siento tener algo que decirles, o que deseo contarles y a su vez saber de ellos. A todos ustedes les dirijo estas letras y a los que las lean, les recomiendo tomarse unos minutos en pensar en adoptar un camino similar. No necesariamente tiene que ser el que he tomado, ustedes verán hasta donde lo abarcan.

A los amigos, les cuento que desde un tiempo a la fecha me he alejado de las páginas sociales del internet. Explicar el por qué, cuento largo. Pienso que cada uno de nosotros se va dando por enterado. En mi caso rayó en el rechazo ya absoluto a seguir siendo un consumidor usado y lector de banalidades. Veedor de un sin fin de fotografías sin idea de quiénes son, dónde están y otras morbosidades. Punto aparte, ESTOY FUERA y decidido a retomar el estilo de comunicación más antiguo que aprendí, reservar un momento para redactar y dirigirles una carta en papel, escrita a mano o utilizando una máquina de escribir, o una tarjeta o simplemente un dibujo, dep…

Un pez tatuado en la nalga ©

Podría haber seguido durmiendo de no ser por el reloj que me recordó que eran pasadas las diez y que junto a mí, tengo una morena que en mi cabeza abombada no logro adivinar qué promesa le habré hecho para que esté ahí. Le miro sus pechos jóvenes desnudos y descubro que están bien puestos, más de lo normal acostumbrado; la cadera corre bajando por el terso glúteo hacia la angosta cintura; todo brilla en esa piel oscura. La oigo quejarse cuando se vuelve a acomodar; el pez tatuado en su otra nalga me mira al darse cuenta que ha sido descubierto.  Se acomodar otra vez introduciendo sus brazos bajo la almohada, su rostro indica hacia un costado mientras su crespa cabellera cubre el resto de la funda. A estas alturas aún no encuentro respuesta a su visita. Descansa sobre el vientre.  Retiro otro poco la sábana disfrutando su cuerpo; una pierna flectada y la otra completamente estirada, entre ellas…  ¿Cómo llegó hasta acá? Me pregunto y cuando decido averiguarlo oigo su voz. —Hola guapo. Despert…

Más que un intelectual

busca la empatía en ti. Desarrolla el sentimiento y la capacidad de identificarte con los demás.  Un ego crecido, no ayuda, salvo para crear arrogantes y esos, sólo saben imponerse para que los demás, obligados, los tengamos que soportar.

Haz como los españoles en 1918 y "su gripe". "La Gripe Española".

Primero, déjame contarte: Esa gripe, del tipo Influenza,NOse originó en España. Fueron los españoles y su prensa escrita quienes la dieron a conocer e informaron sobre sus estragos. Los demás países la ocultaron, para no afectar el curso de la Primera Guerra Mundial. Entonces, de ahí su nombre: Gripe Española, por haber dado a conocer lo que otros quisieron ocultar.

Somos arrogantes y frente a los desastres, desentendidos.
Volviendo a 1918 y la Influenza tipo A. El primer caso registrado y brote de la epidemia, se originó en Kansas, U.S.A. Comenzó en una base militar Norte Americana y se extendió a otras bases, del mismo ejercito, en Europa.

La falta de empatía hacia …