Ir al contenido principal

Mensaje excluido a políticos y económicos acomodados.

Lo que mejor han hecho es aislarnos, y nosotros lo aceptamos como nuestra única salvación. Nos olvidamos de nosotros y de los que ya estaban aislados por nuestro olvido, también por el de quienes nos dijeron: Quédense en su casa. 

Estar en casa, para muchos está resultando una tarea difícil. Algunos se han encontrado con que son padre de olvidados, otros en misiones que nunca habían cumplido, como asear, cocinar o simplemente sentarse a observar.
Desde el punto de vista de tiempo con uno mismo o con los más cercanos, podríamos asignarle un valor positivo a este tiempo de cuarentena. Podemos identificarlo como esa seguridad, a la inseguridad que en estos momentos se nos hace más próxima.
Que nos mantengamos en nuestro hogar, es una obligación sanitaria y una cooperación, para no perjudicar la ya mermada labor que venían dando los servicios de salud del Estado. Que nos mantengamos en nuestra casa, ha sido y es, un aporte en aminorar la velocidad de transmisión del virus.
Estar bajo la protección de nuestro techo y cuatro paredes, debería verse como nuestra preocupación por los demás.
Estoy a resguardo, es distinto a estar aislado. Aislado está, quienes están padeciendo el virus; aislados también están, todos esos desplazados, hambrientos, enfermos segregados por condición. Estar a resguardo, es tener la esperanza que algo harán por mí y lo más esperado, es que no me suceda.
El resguardo propio, se está viendo más como una característica de individualismo, que ir haciendo una conciencia social. En distintos países se ha podido apreciar como individuos acomodados económicamente,  y en desmedro del resto de la comunidad, rompen las normas establecidas y frente a una autoridad ausente o que simplemente no les llega. Mientras los espectadores desde sus lugares de resguardo, se disputan con oraciones, con los videos de ejercicios desde Pilates hasta Yoga, pasando por el Tai Chi a la meditación. Cantores improvisados de fiestas entre amigos, que ahora nos dan su música y con letras como "Voy a decir, te agradezco..." Religiosos que nos prometen la salvación en tal o cual Dios. Además de otros muchos apuntando desde barricadas ya obsoletas de éste u otro partido político. Unos exponiendo a políticos de izquierda y otros haciendo su parte con opresores o políticos de derecha.
Estamos caídos en el aislamiento, el que sólo favorece a los gobiernos olvidados de las personas. En el aislamiento que ha sacado a relucir el individualismo, donde ya no podemos lucir las posesiones como cuando andábamos afuera, linda ropa o con el celular de última generación en la mano.
Todos desean volverse a ver. Muchos van haciendo planes para celebrar el reencuentro, y en el mientras tanto, seguimos practicando el posteo en las páginas del online.
Aislamiento, del no entender como funcionamos. Aislamiento, en aceptar y transmitir que el virus es una amenaza económica. Aislamiento, olvidar al desplazado, al hambriento, junto al pedido que nos traen desde un super mercado. Aislamiento, cuando nos envían oraciones de fe y desde sus arcas no sale ni un centavo en ayuda de los más necesitados. Aislamiento, cuando el pentágono Norte Americano informa la decisión de envío de buques de guerra a las costas de otro país.
En un mundo globalizado, que no conseguimos cambiar después de la última crisis económica, es tiempo de que cada uno, desde el rincón que esté, haga un estudio de humanidad, mientras que desde Korea del Sur informan a la OMS, que posiblemente el virus, lo vuelvan a adquirir quienes ya pasaron pro él.
Es tiempo de comenzar a mirarnos como especie, sin colores, sin dinero, sin tendencias, sin creencias, sólo el mortal que un día llegó de paso a este mundo y busca dejar la mayor construcción al menor costo de destrucción.



Photo by Nick Fewings on Unsplash

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Retrocediendo o regresando?

A los amigos, a quienes con quien siento tener algo que decirles, o que deseo contarles y a su vez saber de ellos. A todos ustedes les dirijo estas letras y a los que las lean, les recomiendo tomarse unos minutos en pensar en adoptar un camino similar. No necesariamente tiene que ser el que he tomado, ustedes verán hasta donde lo abarcan.

A los amigos, les cuento que desde un tiempo a la fecha me he alejado de las páginas sociales del internet. Explicar el por qué, cuento largo. Pienso que cada uno de nosotros se va dando por enterado. En mi caso rayó en el rechazo ya absoluto a seguir siendo un consumidor usado y lector de banalidades. Veedor de un sin fin de fotografías sin idea de quiénes son, dónde están y otras morbosidades. Punto aparte, ESTOY FUERA y decidido a retomar el estilo de comunicación más antiguo que aprendí, reservar un momento para redactar y dirigirles una carta en papel, escrita a mano o utilizando una máquina de escribir, o una tarjeta o simplemente un dibujo, dep…

Un pez tatuado en la nalga ©

Podría haber seguido durmiendo de no ser por el reloj que me recordó que eran pasadas las diez y que junto a mí, tengo una morena que en mi cabeza abombada no logro adivinar qué promesa le habré hecho para que esté ahí. Le miro sus pechos jóvenes desnudos y descubro que están bien puestos, más de lo normal acostumbrado; la cadera corre bajando por el terso glúteo hacia la angosta cintura; todo brilla en esa piel oscura. La oigo quejarse cuando se vuelve a acomodar; el pez tatuado en su otra nalga me mira al darse cuenta que ha sido descubierto.  Se acomodar otra vez introduciendo sus brazos bajo la almohada, su rostro indica hacia un costado mientras su crespa cabellera cubre el resto de la funda. A estas alturas aún no encuentro respuesta a su visita. Descansa sobre el vientre.  Retiro otro poco la sábana disfrutando su cuerpo; una pierna flectada y la otra completamente estirada, entre ellas…  ¿Cómo llegó hasta acá? Me pregunto y cuando decido averiguarlo oigo su voz. —Hola guapo. Despert…

Más que un intelectual

busca la empatía en ti. Desarrolla el sentimiento y la capacidad de identificarte con los demás.  Un ego crecido, no ayuda, salvo para crear arrogantes y esos, sólo saben imponerse para que los demás, obligados, los tengamos que soportar.

Haz como los españoles en 1918 y "su gripe". "La Gripe Española".

Primero, déjame contarte: Esa gripe, del tipo Influenza,NOse originó en España. Fueron los españoles y su prensa escrita quienes la dieron a conocer e informaron sobre sus estragos. Los demás países la ocultaron, para no afectar el curso de la Primera Guerra Mundial. Entonces, de ahí su nombre: Gripe Española, por haber dado a conocer lo que otros quisieron ocultar.

Somos arrogantes y frente a los desastres, desentendidos.
Volviendo a 1918 y la Influenza tipo A. El primer caso registrado y brote de la epidemia, se originó en Kansas, U.S.A. Comenzó en una base militar Norte Americana y se extendió a otras bases, del mismo ejercito, en Europa.

La falta de empatía hacia …