Ir al contenido principal

¿Dónde estoy y adónde voy? el yo escritor.

La pregunta del ¿quién soy? la tengo auto-respondida y sin deseos de hablar sobre eso; cada uno ha de tener su espejo y ser capaz de mirarse a la cara y no mentirse. Un punto bien personal.
Entonces a la pregunta del título:

¿Dónde estoy y adónde voy? Honestamente lo sé y no lo sé.

Ustedes posiblemente pasaran por lo mismo en el día a día. Otros estoy convencido que ni siquiera se plantean las preguntas, simplemente están; pero ésa no es la labor de un pintor, escritor, músico, artesano, etc.
Sin rollos:
Comenzamos en la vida no pudiendo decidir qué hacer, simplemente nos suben en este tren y buena suerte. Hasta la decisión de la universidad y la carrera se nos enreda en este cuento, luego llega el trabajo y claro si ya tienes el título; eso si has contado con la suerte de poderlo usar.
Dale sin rollos y me refiero en ir más conciso:
Entre todos estamos nosotros, esos que por alguna buena o mala razón nos rehusamos a estar porque sí y sentimos la necesidad de hacer algo decididos por la persona que sentimos ser, por nuestros gustos, deseos y sueños.

¡Alto!

Aquí comenzó a quedar la ..., si escribo la palabra mi madre, antes mi abuela también me dirían: ¡niño!, pero seré literal ...la cagada.
Entre luchar con uno mismo y todos esos enanos de mierda que llevamos dentro después de años de no poder decidir estructurados en la sociedad, no necesito la ayuda de los demás en que palabras uso o escribo y todas la recomendaciones de riesgo habidas y por haber. Aprendí en una clase corta auto-dictada que cuando saltas al vacío, sólo te resta acomodarte para caer lo mejor que puedas, no posees alas para volar.
Así salté al mundo del pintor y me pregunté millones de veces ¿qué tan bueno soy? Luego experimenté otros oficios dentro del artesano que llevo y la preguntita tendía a regresar. Hubo un momento en que se me atravesó por la cabeza la idea de escribir y no me anduve por las ramas, me dio por escribir novelas y cuentos. Cuando me meto en problemas lo sé hacer bien y eso desde niño.

Volvió la pregunta: ¿Qué tan bueno soy?

Las experiencias pasadas como pintor y artesano, me enseñaron que la única respuesta a todas esas dudas es hacer, con persistencia, aprendiendo de tus fallos, mirando a quienes están y han logrado hacer el camino y sobre todo trabajo, aplicado, profesional y de horas.
Los deseos de abandonar están en todo y en todos, sólo los mueven diferentes razones. Personalmente a esos impulsos no los miro, suelo renegar pero hasta ahora aquí sigo y conociéndome aquí seguiré.

¿Dónde estoy? Como al comienzo, sigo buscando y encontrando y vuelta a buscar y todo lo que he encontrado y encuentro lo aplico y putas que es difícil verle resultados. Sigue la recta siempre tiene una curva que depara sorpresas y pagos.

¿Adónde voy? Persiguiendo un sueño, palpable en una novela auto publicada y otras en las que trabajo.

Mi primera novela ha sido un largo parto, no tan sólo por escribirla, correcciones y trabajos de publicación. Es la constante pregunta: ¿Será buena? ¿Seré buen escritor? O tengo doscientas y algo páginas de una gran cantidad de mierda.
He aprendido entre lecturas propias y de otros que no hay historia mala, sólo que puede estar mal contada.
Pinturas Nocturnas me llevó tres años escribirla, con sus correcciones y auto publicación. Siempre me ha gustado más la segunda que he escrito y hoy termino de corregir (Mariposas Nocturnas) También me gustan muchísimos los cuentos reunidos en Cuentos de policías, de sexo y otras mentiras, también en corrección y pronto a auto publicar; pero la primera es siempre eso, el primer hijo, el que salió super protegido, el pródigo y al final, al compararlo con lo que nos da la experiencia lo miras en la realidad. Sí ha sido mi primera novela y nunca nada es perfecto en el comienzo. No te aflijas.
Mi primer consejo:

  • Escribe lo que piensas y sientes. Olvida el que dirán sobre lo que has contado en el papel. Sólo no te busques líos legales.
Segundo y seguiremos:

  • Se profesional. Esto quiere decir haz de lo tuyo un trabajo serio, día a día.
  • El arte es muy poca inspiración y muchísimo trabajo. No dudes en hacer más.
  • Todo requiere de herramientas. Provéetelas. Un lápiz, una goma, etc., si sientes que eso es suficiente, úsalas y a comenzar. Luego el campo se irá ampliando y aquí seguiré por si necesitas preguntar o simplemente conversar.
  • No le temas a recomenzar, a borrar una tela y dejarla nuevamente en blanco, o borrar todo un capítulo o un pasaje, o tener que replantearte a tu personaje, mejor tarde que nunca. La experiencia de perder lo escrito la deberíamos de tener todos, te demuestra que puedes volver a escribirlo y mejor. En eso también consiste la revisión. No le temas al lápiz rojo.
  • No te preocupes de cuantas palabras tiene tu novela, o si califica como cuento o micro-relato. Tendrá las que requiera para ser contada y bien contada. Los requerimientos del mercado se sitúan en lo comercial. ¿Te ha pasado que leyendo un libro te das cuenta que ese capítulo fue para añadir más páginas y no aportó en nada a la historia? La moda en los 80 eran novelas no más voluminosas de 150 páginas, hoy 600. ¿Mañana diez? Tú dedícate a contar.
  • Detesto los moldes. Los puedes seguir si estás pensando en dinero solamente, sino, se original. Todos tenemos historias similares, la diferencia se hace en como las contamos. Las palabras son las mismas, su uso les dará el toque personal.
Pensé en hacerlo sin rollos, ya ves hay mucho por decir y más por hacer. ¿Cuándo termina? Nunca si eres profesional desde el comienzo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Retrocediendo o regresando?

A los amigos, a quienes con quien siento tener algo que decirles, o que deseo contarles y a su vez saber de ellos. A todos ustedes les dirijo estas letras y a los que las lean, les recomiendo tomarse unos minutos en pensar en adoptar un camino similar. No necesariamente tiene que ser el que he tomado, ustedes verán hasta donde lo abarcan.

A los amigos, les cuento que desde un tiempo a la fecha me he alejado de las páginas sociales del internet. Explicar el por qué, cuento largo. Pienso que cada uno de nosotros se va dando por enterado. En mi caso rayó en el rechazo ya absoluto a seguir siendo un consumidor usado y lector de banalidades. Veedor de un sin fin de fotografías sin idea de quiénes son, dónde están y otras morbosidades. Punto aparte, ESTOY FUERA y decidido a retomar el estilo de comunicación más antiguo que aprendí, reservar un momento para redactar y dirigirles una carta en papel, escrita a mano o utilizando una máquina de escribir, o una tarjeta o simplemente un dibujo, dep…

Más que un intelectual

busca la empatía en ti. Desarrolla el sentimiento y la capacidad de identificarte con los demás.  Un ego crecido, no ayuda, salvo para crear arrogantes y esos, sólo saben imponerse para que los demás, obligados, los tengamos que soportar.

Haz como los españoles en 1918 y "su gripe". "La Gripe Española".

Primero, déjame contarte: Esa gripe, del tipo Influenza,NOse originó en España. Fueron los españoles y su prensa escrita quienes la dieron a conocer e informaron sobre sus estragos. Los demás países la ocultaron, para no afectar el curso de la Primera Guerra Mundial. Entonces, de ahí su nombre: Gripe Española, por haber dado a conocer lo que otros quisieron ocultar.

Somos arrogantes y frente a los desastres, desentendidos.
Volviendo a 1918 y la Influenza tipo A. El primer caso registrado y brote de la epidemia, se originó en Kansas, U.S.A. Comenzó en una base militar Norte Americana y se extendió a otras bases, del mismo ejercito, en Europa.

La falta de empatía hacia …

Un pez tatuado en la nalga ©

Podría haber seguido durmiendo de no ser por el reloj que me recordó que eran pasadas las diez y que junto a mí, tengo una morena que en mi cabeza abombada no logro adivinar qué promesa le habré hecho para que esté ahí. Le miro sus pechos jóvenes desnudos y descubro que están bien puestos, más de lo normal acostumbrado; la cadera corre bajando por el terso glúteo hacia la angosta cintura; todo brilla en esa piel oscura. La oigo quejarse cuando se vuelve a acomodar; el pez tatuado en su otra nalga me mira al darse cuenta que ha sido descubierto.  Se acomodar otra vez introduciendo sus brazos bajo la almohada, su rostro indica hacia un costado mientras su crespa cabellera cubre el resto de la funda. A estas alturas aún no encuentro respuesta a su visita. Descansa sobre el vientre.  Retiro otro poco la sábana disfrutando su cuerpo; una pierna flectada y la otra completamente estirada, entre ellas…  ¿Cómo llegó hasta acá? Me pregunto y cuando decido averiguarlo oigo su voz. —Hola guapo. Despert…