Ir al contenido principal

¿Retrocediendo o regresando?

A los amigos, a quienes con quien siento tener algo que decirles, o que deseo contarles y a su vez saber de ellos. A todos ustedes les dirijo estas letras y a los que las lean, les recomiendo tomarse unos minutos en pensar en adoptar un camino similar. No necesariamente tiene que ser el que he tomado, ustedes verán hasta donde lo abarcan.

A los amigos, les cuento que desde un tiempo a la fecha me he alejado de las páginas sociales del internet. Explicar el por qué, cuento largo. Pienso que cada uno de nosotros se va dando por enterado. En mi caso rayó en el rechazo ya absoluto a seguir siendo un consumidor usado y lector de banalidades. Veedor de un sin fin de fotografías sin idea de quiénes son, dónde están y otras morbosidades. Punto aparte, ESTOY FUERA y decidido a retomar el estilo de comunicación más antiguo que aprendí, reservar un momento para redactar y dirigirles una carta en papel, escrita a mano o utilizando una máquina de escribir, o una tarjeta o simplemente un dibujo, dependiendo de mi estado de ánimo y lo que desee contarles.


¿Por qué retorno al papel?
Descargar en él lo que deseo compartir con ustedes, mis amistades, algunas por años y otras nuevas; es un proceso interior de la persona que siento ser, de sentimientos y pensamientos que me unen a las memorias junto a cada uno y poderles traspasar mis nuevas experiencias y actividades que no he podido compartir por razones de distancia, tiempo, pero no por olvido. El sentarme con tiempo dedicado a cada uno de ustedes tiene un valor en mi estilo de vida y es mi regalo de amistad hacia quien dirija mi envío.

Cierto es que el sistema del social net working tiene la garantía de la rapidez, pero con muchos efectos colaterales, ejemplo de ello: perder toda comunicación, un me gusta a pasado a ser lo más extenso que por lo general se está diciendo, un emoticón el mejor dibujo que se recibe y la falsedad frente a la realidad desaparece al ser humano.
No de todos ustedes tengo una dirección física, de muchos poseo una dirección de correo electrónico. Si deseas comunicarte conmigo hazlo comentando en este medio, o envía un mensaje por intermedio de mi sitio web o déjamelo saber en un correo electrónico y podré iniciar contigo mi correspondencia vía carta.

Mi recomendación: háganlo con quienes sienten tener más próximos, verán como una parte de esta agitada vida tiene un sentido más humano.
Un abrazo a todos y cada una de ustedes.

Comentarios

Estela Rubio ha dicho que…
Muy interesante lo que aquí dices, estimado Darío, además de cierto. Muchas veces, es sólo tiempo perdido poner un "me gusta" sólo por ponerlo, pero no hay comunicación alguna. Se pueden tener cientos de "amigos" en FB, sin ser amigos, si saber naa el uno del oto, y ese no creo que sea el caso. Se necesita tener comunicación, saber los gustos de esas personas. Yo sólo tengo alrededor de 28 amigos; son familia y verdaderos amigos. Estoy en páginas como: Ortografía y Literatura, Las Flores y el mal y Corazones Solitarios; de vez en cuando publico algo ahí

Saludos afectuosos.

Estela Rubio Zamudio
Dario Navia Pohl ha dicho que…
Gracias Estela por seguirme y dejar tu comentario, me agradó mucho.
Estoy seguro que contaré con la suerte de poder seguir leyendo tu poesía y cuentos, como otras historias en Falsaria.

Entradas populares de este blog

Más que un intelectual

busca la empatía en ti. Desarrolla el sentimiento y la capacidad de identificarte con los demás.  Un ego crecido, no ayuda, salvo para crear arrogantes y esos, sólo saben imponerse para que los demás, obligados, los tengamos que soportar.

Haz como los españoles en 1918 y "su gripe". "La Gripe Española".

Primero, déjame contarte: Esa gripe, del tipo Influenza,NOse originó en España. Fueron los españoles y su prensa escrita quienes la dieron a conocer e informaron sobre sus estragos. Los demás países la ocultaron, para no afectar el curso de la Primera Guerra Mundial. Entonces, de ahí su nombre: Gripe Española, por haber dado a conocer lo que otros quisieron ocultar.

Somos arrogantes y frente a los desastres, desentendidos.
Volviendo a 1918 y la Influenza tipo A. El primer caso registrado y brote de la epidemia, se originó en Kansas, U.S.A. Comenzó en una base militar Norte Americana y se extendió a otras bases, del mismo ejercito, en Europa.

La falta de empatía hacia …

Un pez tatuado en la nalga ©

Podría haber seguido durmiendo de no ser por el reloj que me recordó que eran pasadas las diez y que junto a mí, tengo una morena que en mi cabeza abombada no logro adivinar qué promesa le habré hecho para que esté ahí. Le miro sus pechos jóvenes desnudos y descubro que están bien puestos, más de lo normal acostumbrado; la cadera corre bajando por el terso glúteo hacia la angosta cintura; todo brilla en esa piel oscura. La oigo quejarse cuando se vuelve a acomodar; el pez tatuado en su otra nalga me mira al darse cuenta que ha sido descubierto.  Se acomodar otra vez introduciendo sus brazos bajo la almohada, su rostro indica hacia un costado mientras su crespa cabellera cubre el resto de la funda. A estas alturas aún no encuentro respuesta a su visita. Descansa sobre el vientre.  Retiro otro poco la sábana disfrutando su cuerpo; una pierna flectada y la otra completamente estirada, entre ellas…  ¿Cómo llegó hasta acá? Me pregunto y cuando decido averiguarlo oigo su voz. —Hola guapo. Despert…