Ir al contenido principal

2657 Km. de (e) migracion

Iniciamos la (e) migracion con la hoja de navegacion establecida y seguiremos su curso de no mediar cambio inesperado.
No podremos hacer como los gansos, volar en bandada, en punta de flecha, haciendo los correspondientes traspasos de liderazgo para el merecido descanso, al pasar a la retaguardia el anterior. En este y todos los viajes, siempre ira el camion delante tirando la casa. Si ocurriera lo contrario, ya definitivamente diria que este es un viaje de Ionesco.
Lo primero y mas importante es, que tenemos de regreso el aparato motor, entro, salio, volvio a entrar y volvio a salir del taller Nissan. Finalmente el problema de calefaccion esta solucionado, ya no nos rostizamos en su interior. Y aprovechando que ayer Viernes volvio el camion y hubo un claro en el cielo, desmontamos la tienda anexa, guardamos cosas y quedamos preparados para el enganche y comenzar a correr con la primera etapa de estos 2657 Kilometros (1651 Millas) que nos separan con Tucson, Arizona.
Dia de salida Diciembre 22, hora estimada de salida, ...ummm, nunca sabemos pero digamos que por la mañana, medio dia, ninguno de los dos somos personas madrugadoras.
Distacia a recorrer; 703 Km. (437 Ml.) eso nos deja, despues de cruzar "casi" todo el Estado de Washington, completamente el Estado de Oregon, justamente en la frontera con el Estado de California, del lado de Oregon en la ciudad de Ashland.
Sera un viaje de 7 horas si el buen tiempo acompaña y por una ruta grande, la I-5.
Ahora a disfrutar de este Sabado LLUVIOSO en Gig Harbor, con una taza de Cafe caliente entre las manos y el ansia en el cuerpo de un clima mas abrigado, mas claro y soleado. Para este Lunes, estaremos diciendo; "Tucson, alla vamos!"  
Mi primera cita con inmigracion ya esta cumplida, la siguiente se espera para dentro de unos 6 meses, tiempo suficiente para ir y volver y ademas, nos permite pasar un invierno mas benevolo en el Sur.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Retrocediendo o regresando?

A los amigos, a quienes con quien siento tener algo que decirles, o que deseo contarles y a su vez saber de ellos. A todos ustedes les dirijo estas letras y a los que las lean, les recomiendo tomarse unos minutos en pensar en adoptar un camino similar. No necesariamente tiene que ser el que he tomado, ustedes verán hasta donde lo abarcan.

A los amigos, les cuento que desde un tiempo a la fecha me he alejado de las páginas sociales del internet. Explicar el por qué, cuento largo. Pienso que cada uno de nosotros se va dando por enterado. En mi caso rayó en el rechazo ya absoluto a seguir siendo un consumidor usado y lector de banalidades. Veedor de un sin fin de fotografías sin idea de quiénes son, dónde están y otras morbosidades. Punto aparte, ESTOY FUERA y decidido a retomar el estilo de comunicación más antiguo que aprendí, reservar un momento para redactar y dirigirles una carta en papel, escrita a mano o utilizando una máquina de escribir, o una tarjeta o simplemente un dibujo, dep…

Más que un intelectual

busca la empatía en ti. Desarrolla el sentimiento y la capacidad de identificarte con los demás.  Un ego crecido, no ayuda, salvo para crear arrogantes y esos, sólo saben imponerse para que los demás, obligados, los tengamos que soportar.

Haz como los españoles en 1918 y "su gripe". "La Gripe Española".

Primero, déjame contarte: Esa gripe, del tipo Influenza,NOse originó en España. Fueron los españoles y su prensa escrita quienes la dieron a conocer e informaron sobre sus estragos. Los demás países la ocultaron, para no afectar el curso de la Primera Guerra Mundial. Entonces, de ahí su nombre: Gripe Española, por haber dado a conocer lo que otros quisieron ocultar.

Somos arrogantes y frente a los desastres, desentendidos.
Volviendo a 1918 y la Influenza tipo A. El primer caso registrado y brote de la epidemia, se originó en Kansas, U.S.A. Comenzó en una base militar Norte Americana y se extendió a otras bases, del mismo ejercito, en Europa.

La falta de empatía hacia …

Un pez tatuado en la nalga ©

Podría haber seguido durmiendo de no ser por el reloj que me recordó que eran pasadas las diez y que junto a mí, tengo una morena que en mi cabeza abombada no logro adivinar qué promesa le habré hecho para que esté ahí. Le miro sus pechos jóvenes desnudos y descubro que están bien puestos, más de lo normal acostumbrado; la cadera corre bajando por el terso glúteo hacia la angosta cintura; todo brilla en esa piel oscura. La oigo quejarse cuando se vuelve a acomodar; el pez tatuado en su otra nalga me mira al darse cuenta que ha sido descubierto.  Se acomodar otra vez introduciendo sus brazos bajo la almohada, su rostro indica hacia un costado mientras su crespa cabellera cubre el resto de la funda. A estas alturas aún no encuentro respuesta a su visita. Descansa sobre el vientre.  Retiro otro poco la sábana disfrutando su cuerpo; una pierna flectada y la otra completamente estirada, entre ellas…  ¿Cómo llegó hasta acá? Me pregunto y cuando decido averiguarlo oigo su voz. —Hola guapo. Despert…